Guía para Conservar Vegetales y Frutas en Casa

¿Estás guardando tus alimentos en donde deberías? A veces es complicado saber en dónde y cómo es mejor conservar los alimentos para que duren más. Por eso, hemos elaborado una guía muy práctica que te permitirá saber en dónde guardar tus alimentos, más algunos trucos para que se mantengan frescos y con buen sabor por más tiempo.

Consejos Generales para Conservar Alimentos

  • Mantente alerta a los signos de deterioro de los productos perecibles, es decir, aquellos que tienen un tiempo corto de vida útil como las verduras, frutas y tubérculos. Los principales signos que encontrarás son:
    • Cambio de color: mientras más maduro está un producto, más fuerte será su color. Una vez que empiezan a descomponerse, empieza a aparecer colores más oscuros como marrones o hasta negros.
    • Cambios en la textura: Cuanto más tiempo pase, el producto empezará a ponerse más blando. Mantente atento especialmente a las zonas que se encuentren muy blandas pues podrían haberse deteriorado más que otras zonas del mismo producto.
    • Cambios en los olores: Cuando las frutas y verduras maduran, emiten olores más fuertes y característicos. Sin embargo, una vez que empiezan a deteriorase, el olor será más fuerte y a “rancio” o descompuesto.
  • Respeta la regla de “lo primero que entra, lo primero que sale”. Así pues, consume primero los productos perecibles que hayas adquirido antes.
  • Cuando las frutas maduran, producen un gas llamado etileno que, al entrar en contacto con otras frutas y verduras, acelera su proceso de maduración, siendo este la principal causa del deterioro de las mismas (1). Por ello, si es posible, mantén separadas la frutas maduras de las que aun están verdes.

Consejos para Refrigerar Alimentos

  • Asegúrate de que la temperatura de tu refrigeradora se encuentre entre 0 - 4ºC (32 - 40ºF). Puede variar ligeramente dependiendo de la configuración propia de cada artefacto, sin embargo, esta nunca debería superar los 4ºC (2).
  • Ten en cuenta que las distintas zonas de la refrigeradora presentarán temperaturas diferentes. Por ejemplo, la zona superior es la más cálida mientras que la zona inferior es la más fría, la puerta es la parte que más fluctuaciones de temperatura sufre, los cajones para verduras usualmente son más húmedos, etc. Según las características de cada producto, habrá un lugar indicado para una mejor conservación.
  • Cuando adquieras productos refrigerados, asegúrate de mantenerlos así también en casa y de someterlos a refrigeración lo más pronto posible. Aún si no puedes hacerlo inmediatamente, no deberías dejar que pasen más de 2 horas para volver a refrigerarlos (2).
  • Limpia regularmente el interior de la refrigeradora y limpia inmediatamente cualquier derrame, ya que estos podrían generar crecimiento de bacterias.

Consejos para Almacenar Alimentos a Temperatura Ambiente

  • Ten en cuenta que al referirnos a “temperatura ambiente” se considera un rango de temperatura aproximado de entre 4ºC - 25ºC (40ºF - 77ºC).
  • Encuentra un lugar fresco y seco para almacenar tus productos perecibles.
  • Mantenlos siempre alejados de productos que puedan causar toxicidad como productos de limpieza o desinfección.
  • Recuerda que los productos frescos maduran más rápido mientras más calor haga, entonces, el tiempo que duren sin estropearse puede variar dependiendo de la época del año y la zona en la que te encuentres.

Ahora que ya conoces los consejos básicos del almacenamiento, veamos los específicos.

Alimentos que se Conservan Mejor a Temperatura Ambiente

El principal motivo por el que estos alimentos se conservan mejor a temperatura ambientes es porque la humedad del refrigerador puede modificar sus característica organolépticas, es decir, podrían cambiar su sabor o textura. Sin embargo, también podrías refrigerarlos si deseas que se mantengan frescos por más tiempo o puedes llevarlos a refrigerar una vez que hayan madurado si es que aun no los vas a consumir. Además, se debe tener en cuenta que si te encuentras en una zona o temporada del año en la que la temperatura ambiente es muy alta, por ejemplo, verano en la zona ecuatorial, probablemente sea conveniente que refrigeres algunos de estos para prevenir su deterioro precoz.

  • Ajos y cebollas: Debido a que estos dos alimentos presentan características muy similares, las recomendaciones para su almacenamiento son las mismas. Lo ideal es mantenerlos en ambientes secos, oscuros, ventilados y fríos, pero no llegan a requerir temperaturas de refrigeración. El motivo por el que no se recomienda refrigerarlos es debido a que tienden a absorber la humedad con facilidad y esto puede generar que germinen (cuando empiezan a aparecer unos tallos delgados verdes o blancos) más rápido (3). Además, debido a que la recomendación es mantenerlos en lugares oscuros, también te recomendamos que elijas un lugar con buena ventilación para evitar la formación de hongos.
  • Calabaza y zapallo: Las calabazas y los zapallos grandes de cáscaras gruesas (macre, por ejemplo) durarán más si los almacenas a temperatura ambiente y en un lugar ventilado.
  • Tubérculos (papa, camote, yuca): Los tubérculos se conservan mejor en ambientes secos, pues la humedad puede causar que se deterioren con más rapidez. Por ello, la despensa, una gaveta ventilada, un contenedor sobre la encimera o un espacio abierto en la cocina y lejano al calor son ideales para almacenarlos. Tip adicional: si los lavas antes de almacenarlos, asegúrate de secarlos bien.
  • Durazno, melocotón y nectarín
  • Aguacate o palta: Mientras la palta se encuentre entera, será mejor conservarla afuera del refrigerador. Sin embargo, si la abres y no la consumes en su totalidad, deberás refrigerarla. Para evitar que se oxide la parte que ya está abierta, guárdala con su semilla o pepa y sumérgela en un recipiente con agua.
  • Piña
  • Sandía
  • Albahaca y cebollín o cebolla china: Estos alimentos se conservarán mejor si los tratas como si fueran flores, es decir, en un recipiente abierto y con agua hasta la mitad. Coloca los tallos dentro del agua, deja las hojas por fuera y cambia el agua cada 4 o 5 días. Así se mantendrán frescas por más tiempo. Estas son las excepciones entre las hierbas aromáticas, pues las demás necesitan de refrigeración.
  • Tomate: Contrariamente a lo que se suele pensar, el tomate mantiene mejor sus características fuera de la refrigeradora. Colócalos en un recipiente con una tela o papel que pueda absorber la humedad y, si cuentas con el espacio, no los apiles unos sobre otros para evitar que se dañen.
  • Plátano en todas sus variedades: Esta es la excepción a la recomendación de que también se pueden refrigerar, pues la humedad cambiará su textura muy notoriamente.
  • Frutas cítricas como limón, naranja o toronja se conservan bien tanto a temperatura ambiente como en refrigeración

Además, recuerda que en todos los casos, si has pelado o cortado alguno de los alimentos mencionados anteriormente, es necesario que los almacenes en refrigeración para prevenir el crecimiento bacteriano. Esto se debe a que las cáscaras representan una barrera de protección ante microorganismos, entonces, al retirarla, es necesario recurrir a otro método de conservación como lo es la refrigeración.

Alimentos que se Conservan Mejor en Refrigeración

Los vegetales a continuación se conservan mejor en refrigeración pues requieren de cierto nivel de humedad para conservar bien sus sabores y características. Además, la refrigeración extiende el tiempo de vida útil de los productos, entonces durarán más tiempo.

  • Apio, espárragos y zanahoria: El truco adicional para que estos vegetales se mantengan frescos por más tiempo es colocarlos en envases de vidrio con agua que los cubra. Lávalos previamente, guárdalos enteros o picados sumergidos en el agua y asegúrate de cambiar el agua cada 4 o 5 días.
  • Hojas verdes: Las hojas como la lechuga, espinaca, col rizada, berro, etc. se conservarán por más tiempo si están bien secas y no absorben humedad. Para ello, es recomendable que las laves primero, luego las seques bien con toallas de tela o papel y una vez que no tengan agua, envuélvelas con un secador de tela o papel para que este absorba la humedad que se genera en refrigeración. Puedes guardarlas así en un recipiente o bolsa con cierre hermético.
  • Brócoli y coliflor: De la misma manera, lo ideal es envolverlos con una tela o papel y guardarlos en una bolsa sin cerrarla completamente.
  • Hierbas aromáticas: Las hierbas aromáticas como el perejil, culantro, romero y orégano fresco, etc. se conservan idealmente en refrigeración. Asimismo, lo ideal es sumergirlos en agua hasta la mitad, como en el caso de la albahaca y cebollín.
  • Berenjena, pepino y zapallo italiano: Asegúrate de no colocar el pepino en la parte baja de la refrigeradora (la más fría), pues es posible que se humedezca e incluso que se congele debido a la gran cantidad de agua que presenta el pepino. El cajón de las verduras o la parte alta de la refrigeradora son ideales para conservalos.
  • Champiñones: Lo ideal para que duren más serán retirarlos del envase en el que los compraste, retirarles la tierra (si la tuvieran) sin mojarlos y colocarlos en un recipiente con tapa y un papel que absorba la humedad, pues esta los vuelve viscosos. Lávalos cuando los vayas a consumir.
  • Pimiento
  • Frutos rojos como arándanos, cerezas, fresas, frambuesas, moras, etc. requieren de refrigeración pues son frutos que crecen en climas relativamente fríos y son bastante delicados debido a que no presentan cáscaras o estas son muy delgadas. Además, es recomendable no lavarlos hasta el momento en el que se van a consumir. De lo contrario, si los lavarás con anticipación, asegúrate de secarlos muy bien y colocar una tela o papel que pueda absorber la humedad.
  • Uvas en todas sus variedades
  • Como se mencionó con anterioridad, toda fruta o verdura que ha sido pelada o picada, debe guardarse en refrigeración.

undefined

Referencias

  1. Wei, H., Seidi, F., Zhang, T., Jin, Y., & Xiao, H. (2021). Ethylene scavengers for the preservation of fruits and vegetables: A review. Food chemistry337, 127750. Disponible aquí.
  2. US Food and Drug Administration (2021). Are You Storing Food Safely? Disponible aquí.
  3. Brewster, J. L. (1987). The effect of temperature on the rate of sprout growth and development within stored onion bulbs. Annals of applied biology111(2), 463-467.